Abyss Memories

Aslak está fuertemente dividida, por enfrentamiento de pensamientos, por temor, por prejuicios...y es que lo que se desata en esta región va más allá de lo que cualquiera pueda imaginar. En la isla de Septh, aparentemente habitada únicamente por las especies animales que hay allí, se esconden los vampiros, allí están seguros, a salvo de la guerra de razas que sufrirían en la región interior de Aslak. Así mismo cualquiera que tenga la osadía de ir a la isla que ellos dominan sufrirá las consecuencias, sin duda. En los espesos bosques de Aslak los licántropos vagan libremente, a veces causando estragos a su paso, otras huyendo de las miradas de los cazadores que los persiguen. Los humanos están inquietos, temerosos de que algo va a ocurrir pronto, el señor de las tierras acalla los rumores que se extienden sobre la propagación de unos seres que no son como ellos sobre estas tierras, por suerte algunos se niegan a creer dichas habladurías, aunque él bien sabe que no son simples rumores...
La religión es la baza en la que algunos se refugian, otros, conscientes de todo cuanto ocurre a su alrededor, simplemente viven con ello. Pero hay otros que se niegan a dejar que esos seres vivan entre ellos, la Orden, decididos a acabar con todo aquello que no sea humano, bajo sus capas negras y tras su cruz del caos trazan planes que sin lugar a dudas llevarán a cabo.

Algo se avecina, ¿Qué se puede esperar de un lugar situado sobre la boca del infierno? Aquí es donde todo comienza, este no es más que el principio de una historia interminable.