Zonas de Aslak


LA ZONA RESIDENCIAL 

La zona de mayor residencial se sitúa sobre la Isla de Septh una maravillosa porción de tierra rodeada de las gélidas pero tranquilas aguas del Pacifico. La zona residencial se divide en numerosas calles y urbanizaciones de viviendas independientes, desde los más simples chalets hasta las más envidiadas mansiones. También en la isla se encuentra un enorme parque que termina en las calas y playas de la parte norte. La isla fue antiguamente ocupada por un aquelarre vampírico que construyo ruinas subterraneas por toda la isla, algunas de estas calles sepultadas conforman el alcantarillado general, y sobre todo los pasadizos que muy pocos conocen y conectan casi todas las casas del lugar. Se puede resaltar de la isla la curiosa existencia de una vieja casa abandonada que es invisible a los ojos humanos, y que está rodeada de una intensa fuerza mágica que le confiere propiedades extraordinarias. Se desconoce el porqué y quien vivió en ella antes de un mago llamado Jack

ASLAK 

La isla de Septh y la capital están unidas por medio de un enorme y kilométrico puente que fue reconstruido hace quince años, tras la destrucción del antiguo durante la guerra civil. A parte de este camino se recuperó hace más de una docena de años el flujo marítimo entre la Isla y la capital. De la ciudad se pueden destacar los juzgados y el ayuntamiento, que manejan el orden en Aslak, en ellos se reúne una especie de conclave “elegido” para representar no solo los intereses de cada especie sino que reúne a los más capacitados para ser “mostrados” al mundo. Pero lo más destacado y que mayor importancia ha ido cogiendo en la ciudad es la escuela de educación obligatoria. En ella se intenta enseñar, a parte de las bases científicas, lógicas, tecnológicas y de letras, a no perder la conciencia humana. Se busca desarrollar un programa social entre las distintas razas sobre todo a la hora de enfocarlas hacía los humanos. Las zonas de vías de comunicaciones con las ciudades del exterior reciben una vigilancia especial. Aunque existe una leyenda urbana muy creída entre la población, de que se puede entrar pero no salir. Por barco se reciben los intercambios comerciales, y por tren es por donde se viaja mayoritariamente fuera de la región. Existe una frontera natural que forman las misteriosas cordilleras de Aslak, cuyos fenómenos naturales parecen poner a prueba a todo aquel que intente llegar o abandonar el lugar. Como si el destino mismo se encontrase en ellas para permitir o no su paso. Como se ha mencionado de las características físicas de la Isla, la ciudad también se sitúa sobre un laberinto de túneles y pasadizos subterráneos. Los más superficiales dan lugar al alcantarillado de la ciudad, pero los más profundos, cuya tectónica y origen es muy mítico, recorren toda la zona llana del lugar incluso parte de la ladera donde se encuentran el pueblo abandonado y la ciudad de Utah. La ciudad de Utah fue antiguamente la capital de Aslak, pero con el tiempo pasó a ser la "2º ciudad" del lugar. Estuvo cerrada por una frontera y en ruinas durante todos los acontecimientos de la guerra civil, ahora la frontera ha desaparecido y Utah ha sido reconstruida en su mayor parte, su riqueza no es tan grande como la de la capital y en ella se encuentran sobre todo los suburbios. El pueblo abandonado en el cual se encuentra el cementerio y la puerta siempre fue un pequeño pueblo, donde antiguamente estaba la sede de la Orden, sobre los años 50 quedo prácticamente destruido y abandonado. Hoy día es el lugar donde los seres más marginados incluso por los sobrenaturales habitan. Pocos insensatos son los que se atreven a aproximarse al lugar.

EL VALLE 

Es la zona llana no construida y “poblada” por edificios, es un espacio cerrado en el que resalta el lago Xenn, espacio primigénio de las sirenas que se encuentra junto a la arboleda de Aslak. Una zona de una riqueza botánica excelente, espacio preferido de Ninfas y otros seres “inofensivos”. 

LOS BOSQUES 

Al comienzo de la ladera de las grandes montañas de la región se encuentran los extensos y frondosos bosques, tan hermosos como peligrosos. La zona del bosque oscuro está prohibida por recomendación de las autoridades de Aslak, aunque el transito de seres oscuros y marginados es conocido y continuo. El bosque anterior a esta parte tan peligrosa del lugar es el sitio favorito para algunas razas como los licántropos.
LAS CUEVAS Y LAS MONTAÑAS DE ASLAK 

El ascenso por las montañas de Aslak es algo no recomendable incluso para el sobrenatural con más coraje. Los secretos de las montañas y sus misterios intimidan a cualquiera que se abre camino por sus sendas inexploradas. Las cuevas son un lugar falso de cobijo pues los pocos que han vuelto lo hacen con la sensación de que hay algo escondido en esos agujeros en las montañas.