Caos y Equilibrio

Aslak, una región del norte, atrapada entre nevadas y gigantescas montañas. Conocida como la última frontera, allí donde el acceso solo es posible mediante avioneta o barco, alejada del sistema de carreteras que conecta al mundo. Recorrerla es descubrir sus paisajes, sus grandes bosques, sus extensos valles, sus modernas ciudades, sus pequeños pueblos rurales, el famoso puente que une la región con la isla residencial de Septh. Una mezcla heterogénea de costumbres y culturas. Es un encuentro con la naturaleza y a la vez un mimetismo con la civilización más moderna. 
En verano sus días son muy largos mientras que en invierno sus noches parecen eternas, dando lugar al espectáculo que ofrece la aurora boreal. Sus tierras están escasamente pobladas, la mayor parte de sus habitantes se concentran en la capital, el litoral de la isla de Septh y Utah, la segunda ciudad más importante de la región. Su clima es extremo, sobre todo en los meses de invierno, donde la nieve llega a cubrirlo todo. Pero nadie imagina que se esconde tras su apacible apariencia, qué secretos ha escondido a lo largo de su extensa existencia o qué seres parecen destinados a vagar por ella intentando encontrar su camino. 
Algo parece haber despertado todas las incógnitas que yacen ocultas bajo su blanca superficie, devolviendo a la vida la huella de un conflicto borrado por el paso del tiempo, convirtiendo lo ordinario en extraordinario, haciendo a sus habitantes presos de su historia, a esperas de quedar atrapados por una conspiración hilada a través de los siglos. Una guerra silenciosa ha estallado en Aslak y el caos amenaza a cada paso. 

"Nuestra Orden lo mantiene, hay una confrontación de mundos diferentes destinados a crear juntos. Pero la creación no surge del equilibrio, surge del caos".